Hace 8 años

Teleshakespeare

El siglo XIX fue el siglo de la novela, el XX del cine y el XXI...de las series de televisión, afirma Jorge Carrión en Teleshakespeare, un ensayo sobre la ficción televisiva de la última década. Todo parece indicar que Carrión tiene razón, muchos son los indicios para afirmar que los mejores ejercicios de narración audiovisual de los últimos años han tenido lugar en la pequeña pantalla, donde los mejores guionistas y directores encuentran la libertad y el riesgo que Hollywood les ha quitado.

El siglo XIX fue el siglo de la novela, el XX del cine y el XXI…de las series de televisión, afirma Jorge Carrión en Teleshakespeare, un ensayo sobre la ficción televisiva de la última década. Todo parece indicar que Carrión tiene razón, muchos son los indicios para afirmar que los mejores ejercicios de narración audiovisual de los últimos años han tenido lugar en la pequeña pantalla, donde los mejores guionistas y directores encuentran la libertad y el riesgo que Hollywood les ha quitado.

La ficción televisiva tiene la serialidad como una de sus principales características, lo que ha posibilitado un mundo nuevo de complejidad argumental impensable para películas de 120 minutos. Además, la proximidad de la televisión en nuestros hogares hace que las series no sean vistas como un simple entretenimiento cultural, sino vividas como parte de una experiencia cercana y comunitaria (offline y online). Estos y muchos otros aspectos, como la influencia de la realidad en la ficción y la ficción en la realidad, son los que analiza Carrión en su sobresaliente y metódico análisis. Incluso la huella que dejan alguna series en las posteriores, notándose un giro manierista en las series más recientes en relación con los totems fundadores (The Wire, Los Soprano…). En contraste con estas, las series acutales son conscientes de sí mismas, de su pasado, de su contexto, de la influencia que ejercen, y por esto tienen la libertad para realizar los excelentes ejercicios de metaficción audiovisual a los que nos están acostumbrando.

A dos metros bajo tierra, Mad Men, Perdidos, Dexter, Breaking Bad, Galáctica, Carnivàle, Los Soprano, Treme, The Wire, Rubicon, The Good Wife, Californication, Heroes o Fringe...son solo algunas de las series que Carrión analiza en profundidad. Aunque donde realmente brilla Teleshakespeare es en su capítulo introductorio «Episodio piloto», donde el autor analiza las series en su generalidad y contexto, como cultura propia de nuestro siglo XXI. Quizás esa gran obra de arte que buscamos incesantes que defina e identifique nuestro tiempo no se encuentre en un museo ni entre las páginas de un libro, quizás hemos olvidado lo que tenemos más cercano, aquello que por costumbre y cotidianidad menospreciamos, las series de televisión. Personalmente, nada me ha impactado tanto en los últimos años como el primer capítulo de Black Mirror. Quizás la tele ha dejado de ser mero entretenimiento basura para ser el soporte de una nueva cultura popular, aunque excelente.

Teleshakespeare
Jorge Carrión
errata naturae
18,90 €
 
 

 

Jorge Dueñas Villamiel

Diseñador digital e historiador del arte. Pensando en imágenes desde 1984.