Hace 7 años

Singerie

El término francés “singerie” (monería) hace referencia a los trucos que hacen los monos amaestrados al imitar acciones humanas. Mucho antes de que las teorías evolucionistas fueran sospechadas por Dawin, la sociedad ya era consciente del sorprendente parecido que existe entre nuestros parientes primates y nosotros mismos.

Caricatura de Charles Darwin “Etiqueta de anis del mono” parodiando a Charles Darwin

A pesar de ser un tema que los historiadores remontan hasta el antiguo Egipto, fue durante las cortes absolutistas del siglo XVIII cuando se pusieron particularmente de moda los espectáculos con monos disfrazados de pequeñas personitas. El objetivo era incitar a la sátira social y provocar la carcajada del público que veía como animales salvajes imitaban sus estirados encorsetamientos sociales. Además de los espectáculos en vivo, se estandarizó el tema de las singeries en la pintura, siendo una forma ideal de satirizar las costumbres humanas. Así, quien fuera el mejor pintor costumbrista de Flandes, David Teniers el Joven, completó un repertorio de singeries al óleo, monos practicando diferentes actividades humanas: el mono pintor, el mono escultor, los monos jugadores de cartas…

David Teniers- El mono pintor

El tema del mono pintor fue, sin duda, uno de los favoritos por los artistas del momento, pues con él podían reirse de sí mismos y de la vanidad de la propia profesión artística, o criticar (como hiciera Goya) a aquellos pintores que solo sabían repetir modelos académicos, cual monos carentes de inventiva propia.

Jean-Simeon Chardin “El mono pintor”
Alexandre Gabriel Decamps “El artista en su estudio” (1845)
Jean Antoine Watteau, “El mono escultor” (1710)
Jan Van Kessel “A Singerie Monkey Barbers Serving Cats”
Francisco de Goya “Capricho 41: Ni mas ni menos”

Sin embargo, hay historiadores que no descartan la posibilidad de que la iconografía del “mono pintor” esté basada en hechos reales, es decir, que quizás en este momento se adiestraron monos para actuar como pintores y entretener al público cortesano. Con mayor certeza, a principios de siglo XX, la escuela de psicología de la Gestalt comenzó a realizar experimentos con monos pintores. En un periodo en el cual comienza a revalorizarse el denominado “art brut” o “outsider art”, es decir el arte de enfermos mentales y marginados sociales, la pintura realizada por animales trajo un acalorado debate entre los artistas. El auge de los monos pintores coincide temporalmente con el momento de esplendor del expresionismo abstracto y el tachismo. Para los artistas que practicaban estos estilos, que un chimpancé pudiera realizar obras similares a las suyas era un signo de que iban por buen camino, de hecho algunos colaboraron directamente con primates. Para los críticos de estos movimientos en cambio, la similitud de la pintura animal con las obras de expresionismo abstracto supuso la oportunidad para una crítica perfecta. Como Salvadór Dalí llegó a afirmar, “la mano del chimpancé es casi humana, la de Pollock es totalmente animal”.

A finales de los años cincuenta, el investigador Desmond Morris realizó un programa de televisión llamado “Zoo time” en el cual experimentaba con la conducta animal. Una de sus principales estrellas era “Congo”, un chimpancé que podía pintar. Picasso aparece registrado como comprador de una de las obras de Congo y defendió públicamente tanto a Morris como a Congo de aquellos que sugirieron que el trabajo realizado por los chimpancés no era arte. Morris llegó a realizar una exposición de dibujos y pinturas realizadas por chimpancés en el Instituto de Artes Contemporaneas de Londres en 1957.

Pintura del chimpancé Congo

Congo pintando

Documental “Project Nim”

Más referencias a monos con actitudes muy humanas:

Restaurante en Utsunomiya donde los camareros son monos con máscaras humanas

Planet of the apes (1968)

monkey_parliament2

Banksy

Mono espabilado con aires de Hugh Hefner realizando una fotografía a una bella modelo

El mono que este verano robó una cámara y se hizo un autorretrato creando un absurdo debate sobre derechos de autor.

No solo monos:

Aparte del mono fotógrafo, también hace unos meses nos fascinamos ante un video grabado por la gaviota que hizo lo propio con una cámara de video, creando unas espectaculares imágenes a “vista de pájaro”.

Pero esto no es en absoluto una novedad. En 1903, el Dr Julius Neubronner patentó una minicámara que podía adaptarse al cuerpo de una paloma para realizar fotografías aéreas.

Reflexiones finales:

Visto lo visto, no nos queda más remedio que preguntarnos, ¿son la apreciación estética y la creación artística capacidades exclusivamente humanas?. El estudio del arte animal, no es solo una cuestión que atañe la reconsideración sobre las capacidades estéticas de los demás seres vivos y especies del planeta, sino que plantea, y de ahí vienen los prejuicios, una reconsideración del papel y la hegemonía del arte en el ser humano, y podría suponer en última instancia, tener que reconocer como biológica y terrenal una característica (la estética o artística), que siempre se ha querido asociar con algo superior.

Jorge Dueñas Villamiel

Diseñador digital e historiador del arte. Pensando en imágenes desde 1984.