Categorías
Arte

Sentidos Expandidos (II)

(ver sentidos expandidos (I))

II. A vueltas con la singularidad

Su nombre es Raymond Kurzweil, es americano, tiene 63 años y quiere resucitar a su padre. No, no está loco, aunque muchos le tachen de charlatán y fantasioso. Kurzweil es un inventor, músico, empresario, escritor, científico, y uno de los visionarios científicos más respetados de la actualidad.

Desde su propia empresa informática, Kurzweil Technologies, Raymond Kurzweil investiga sobre tres pilares que considera fundamentales en el futuro próximo: nanotecnología, cibernetica e inteligencia artificial. Siguiendo la famosa ley de Moore, Kurzweil está convencido de que tanto el desarrollo tecnológico como el biológico se han vuelto exponenciales desde que se han convertido en tecnologías de la información. Ambos campos están condenados a cruzarse siguiendo este desarrollo exponencial, en un plazo no superior a 20 años, según Kurzweil. Este será el momento en cual la tecnología será lo suficientemente pequeña (como un globulo blanco) y barata como para poder se incorporada a nuestro cuerpo con el fin de expandir nuestras capacidades intelectuales, memorísticas, creativas, perceptivas.

Cada vez es más frecuente que los humanos llevemos alguna prótesis tecnológica (una cadera de titanio, un marcapasos, una bomba de insulina…). Según Kurzweil es una evolución cibernetica inevitable, no debemos perder el tiempo con conflictos morales o éticos, simplemente va a ocurrir. Kurzweil está convencido de que en 20 años, la inteligencia artificial habrá superado a la humana. Las máquinas podrán sentir, reír y padecer como nosotros, pero con una capacidad infinita de cálculo y memoria. Si la tecnología sigue desarrollandose a un ritmo exponencial hasta crear esta inteligencia artificial igual o superior a la nuestra, la única manera que tendremos de entender esa realidad y seguir siendo necesarios será mejorando nuestra propia inteligencia, a través de la modificación genética y de la nanotecnología.

Kurzweil se ha hecho mundialmente famoso por ser el inventor del concepto de la «singularidad«. En realidad el concepto no es nuevo, se utiliza en matemáticas y física para referirse a un sistema que llega a un punto incontrolable, como cuando algún elemento traspasa el horizonte de sucesos de un agujero negro, sencillamente nadie sabe que ocurre pasado ese punto. La singularidad es la perdida de control por el hombre, el momento en el cual las leyes básicas de la física no funcionan y todas las ecuaciones tienden a infinito. Para Kurzweil el momento de singularidad tecnológica llegará a finales de este mismo siglo, cuando las primeras generaciones de inteligencia artificial comiencen a mejorarse a sí mismas creando una segunda generación de inteligencia inimaginable y cuando los seres humanos expandamos nuestra biología a través de la tecnología creando seres capaces de trascender la propia humanidad, llegando incluso a la inmortalidad o a la capacidad de realizar copias digitales de su «yo». Aquí es donde entra su deseo de resucitar a su padre. Kurzweil está convencido de que dentro de pocas décadas, seremos capaces de almacenar la consciencia de una persona, sus recuerdos y sentimientos, dentro de un ordenador.

Resulta fascinante y aterrador al mismo tiempo escuchar la tranquilidad con la que Kurzweil explica estos conceptos como un proceso inevitable, como un profeta tecnológico cuya misión sea prepararnos para lo inexorable. Respecto al asunto de la expansión sensorial, Kurzweil espera que la nanotecnología pueda incrementar exponencialmente nuestras capacidades perceptivas, pero además considera posible que a través de estos robots en miniatura podamos «desconectar» nuestros receptores sensoriales en el cerebro y conectarlos a una realidad virtual generada informaticamente y que no distinguiríamos de la propia realidad, ya que la percibiríamos exactamente igual que percibimos en nuestro cerebro el mundo real. Kurzweil está convencido de que nuestros bisnietos pasarán gran parte de su tiempo en estos mundos virtuales donde podrán ser quien quieran ser e interactuar on-line con otros usuarios. ¿Suena demasiado a Matrix?, pues si. Pero Kurzweil no es un escritor de ciencia ficción, sino un científico que ya ha demostrado la fiabilidad de sus predicciones en el pasado: Internet, el colapso de la unión sovietica, un ordenador venciendo a un humano al ajedrez en 1998, la descodificación del genoma humano…Su predicción más cercana tiene que ver con la energía. Kurzweil asegura que no habrá crisis energética en el futuro próximo, porque dentro de muy poco las células fotovoltáicas serán tan eficientes, pequeñas y baratas que el mundo comenzará a aprovechar la energía solar como fuente principal de abastecimiento energético.

Si quereis saber más sobre Kurzweil y sus teorías, podeis leer su libro «La singularidad está cerca» (The singuarity is near), o ver el documental que se ha hecho recientemente sobre el mismo, os dejo el trailer:

También os dejo con una entrevista que realizó Eduard Punset a Ray Kurzweil en su programa «Redes»:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.