Categorías
Otros

Segunda piel

Muchos expertos coinciden en que las primeras manifestaciones artísticas del hombre tuvieron como soporte el propio cuerpo. Decorar la piel en busca de la individualidad, destacar entre la masa social, expresar visualmente la identidad o modificar lo natural a través de lo cultural son pulsiones tan antiguas como humanas. En la actualidad, el tatuaje no está del todo bien visto en las esferas de la llamada «alta cultura»; se relega al genero del «body art» o a corrientes estéticas vinculadas a la marginalidad. Espero que las obras que realiza Peter Aurisch hagan a algunos replantearse su postura frente a la validez artística del tatuaje. Es otro nivel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.