Categorías
Arte Exposiciones

Pesadillas de hormigón: la ciudad como laberinto

Muchos son los artistas que reflexionan sobre la complejidad de estas megaciudades deshumanizadoras. Las ciudades, desnudas y desiertas, se vuelven protagonistas en la obra de estos autores, como ejemplos de fallidas estructuras creadas para la convivencia humana pero que no hacen otra cosa que alejarnos a unos de otros. Titanes de acero y hormigón, las ciudades, cómplices de la eclosión de las sociedades humanas, podrían también llegar a convertirse en testigos de nuestro distópico final.

Bienvenidos a la sexta sala de «La exposición expandida» (@laexpoexpandida), proyecto experimental de comisariado colectivo. No os olvidéis de visitar las otras salas.

 

Pesadillas de hormigón: la ciudad como laberinto

 

«Las ciudades son el abismo de la especie humana».

        # Jean-Jacques Rousseau

No nos engañemos, hace mucho tiempo que las ciudades han dejado de ser pequeños paraísos artificiales diseñados a la medida del hombre, para convertirse en monstruos amenazantes que engullen sin piedad el terreno circundante. En 1975 solamente existían 3 megaciudades (ciudades con 10 millones o más de habitantes), actualmente existen 21 y la tendencia continúa creciendo; se calcula que para el año 2050 el 70 por ciento de la población mundial residirá en áreas urbanas.

Fotografía aérea de Ciudad de México – Pablo López Luz

Las ciudades se extienden de forma exponencial tanto horizontal como verticalmente, alejándose vertiginosamente de la escala y la comprensión humana. Ya nadie puede presumir de conocer perfectamente la ciudad en la que reside, pues esta se transforma casi orgánicamente a cada segundo. El paseo azaroso, estetizado por los surrealistas e intelectualizado por la Internacional Situacionista se ha convertido en la única forma de intentar descubrir verdaderamente uno de estos monstruos de acero y hormigón.

El patrón de crecimiento de las nuevas ciudades parece escaparse de toda lógica racionalista. Atrás quedaron los utópicos dameros cartesianos con los que se planificaban las ciudades durante los siglos XVIII y XIX, la ciudad actual crece como un organismo vivo, adaptándose a sus propias necesidades y lidiando con las limitaciones espaciales. La estructura de este tipo de desarrollo tiene una forma similar a un fractal o si se prefiere a un mapa neuronal, o un laberinto, volviendo a los modelos de las primeras ciudades históricas como la mítica y laberíntica ciudad de Knossos en Creta. El ilustrador Atelier Olschinsky muestra atractivas abstracciones geométricas basadas en patrones de ciudades futuristas que ejemplifican esta tendencia al horror vacui, a la ramificación. En contraste, la vista de Broadway pintada por Mondrian a principios de la década de 1940 resulta extremadamente ordenada y casi naïf.

Cities – Atelier Olschinsky

Cities – Atelier Olschinsky

Cities – Atelier Olschinsky

Cities – Atelier Olschinsky

Algunas de las vistas de Olschinsky de las series «Cities» recuerdan a la desaparecida ciudad amurallada de kowloon (también llamada «ciudad de la oscuridad») cerca de Hong Kong, una laberíntica y agobiante ciudad sin ley que llegó a tener 50.000 habitantes en apenas 0,026 km2. Kowloon también nos viene a la mente al contemplar los impresionantes dibujos del arquitecto e ilustrador portugués, Vasco Mourao.

Vasco Mourao

Vasco Mourao

Mr. Sanchéz – Vasco Mourao (2009)

Real Estate – Vasco Mourao (2008)

Debido a la alta densidad de población que tienen las ciudades asiáticas, no resulta sorprendente que sean artistas de estos países los que más han reflexionado sobre ciudades descomunales, opresivas y claustrofóbicas (basta recordar el terrorífico protagonismo de las ciudades en los mangas de Katsuhiro Otomo «Akira», o de Tsutomu Nihei «Blame!»). El arquitecto y fotógrafo japones Kazuhiko Kawahara trabaja con la claustrofobia producida por estos mastodónticos desarrollos urbanos, a través de técnicas de manipulación fotográfica como la vortografía (imágenes abstractas caleidoscópicas), que además de ofrecernos una visión fantasmagórica de la ciudad nos hacen plantearnos si Christopher Nolan tuvo en cuenta el trabajo de Kawahara a la hora de crear Inception.

Kazuhiko Kawahara

Kazuhiko Kawahara

Nicholas Kennedy Sitton también recurre a técnicas de manipulación fotográficas para crear un onírico efecto de distorsión de la realidad cotidiana de nuestras ciudades. Estas se convierten en un juego de espejismos infinito donde se pierden todas las referencias espaciales.

Twisted – Nicholas Kennedy Sitton (2011)

Twisted – Nicholas Kennedy Sitton (2011)

Las litografías de Hisaharu Motoda muestran una distópica visión de un Tokio post-apocalíptico. Sublimes imágenes de una ciudad desierta y reducida a escombros que no distan mucho de las fotografías reales de la famosa ciudad fantasma de la isla japonesa de Gunkanjima, totalmente deshabitada y abandonada tras el cierre de la mina de carbón que sustentaba económicamente a la que llegó a ser una de las ciudades con mayor densidad de población del planeta.

Hisaharu Motoda

Hisaharu Motoda

Hisaharu Motoda

También desiertas aparecen las ciudades de los grabados de Gérard Trignac, inspiradas tal vez en las célebres cárceles imaginarias de Piranessi, en los carteles para Metrópolis de Boris Bilinsky y Erich Kettelhut, en las utopías futuristas de Hugh Ferris y en las vistas imposibles de M.C. Escher. Las ciudades de Trignac tienen un aire de atemporalidad, de ruinas eternas, o de ruinas que aun están por llegar.

Gérard Trignac

Gérard Trignac

Gérard Trignac

Gérard Trignac

Muchos son los artistas que reflexionan sobre la complejidad de estas megaciudades deshumanizadoras. Las ciudades, desnudas y desiertas, se vuelven protagonistas en la obra de estos autores, como ejemplos de fallidas estructuras creadas para la convivencia humana pero que no hacen otra cosa que alejarnos a unos de otros. Titanes de acero y hormigón, las ciudades, cómplices de la eclosión de las sociedades humanas, podrían también llegar a convertirse en testigos de nuestro distópico final.

………………………………………………………………………………

Y además…:

El británico Stephen Wiltshire, también llamado «la cámara viviente» es un autista muy especial; clasificado por los especialistas como savant (síndrome del sabio), Stephen tiene la habilidad de memorizar ciudades enteras en su cabeza y plasmarlas después en sus enormes dibujos con todo lujo de detalles. [ver video]

Vista de Madrid – Stephen Wiltshire (pincha en la imagen para ampliar)


………………………………………………………………………………

WEB DE LOS ARTISTAS:
-Pablo López Luz
-Atelier Olschinsky
-Vasco Mourao 
-Kazuhiko Kawahara
-Nicholas Kennedy Sitton
-Hisaharu Motoda
-Gérard Trignac

 

20 respuestas a «Pesadillas de hormigón: la ciudad como laberinto»

La expo tiene detalles muy interesantes y novedosos , tomo nota. Por ejemplo poner los link de los artistas, y poner link de conceptos que se pueden desplegar con más información. Eres un maestro del lenguaje digital. Me ha encantado.

¡Muchísimas felicidades! Me ha encantado tu sala, muchos artistas no los conocía y me han parecido increíbles. Me alegro formes parte de @laexpoexpandida, un fuerte aplauso para tí!

Pilar.

Me gustó mucho! Esta sala de la Exposición Expandida es impactante. Felicitaciones a los artistas y muy buena elección del tema y selección de obras.

Ilustración sobre las ciudades del futuro vistas desde 1895:

«What We Are Coming To» by Grant E. Hamilton, from Judge magazine (February 16, 1895)

¡woo!, realmente hermoso, me siento de verdad extasiado, hasta ahora no me había acercado al arte con tanta curiosidad y al mismo tiempo que me generara tanta fascinación al observar algo que guarda tanta complejidad y significado, (Pesadillas de hormigón: la ciudad como laberinto). ¡Gracias por Compartirlo!

Genial Jorge.

La verdad es que no había leído este post, pero en efecto, además de ser una gran recopilación en torno a un tema interesante, cumple esa función que a veces desarrolla el arte de hacernos mirar a través de una cerradura para que nosotros rellenemos todo lo que no vemos, y eso es lo genial de estas obras, que no solo invitan a disfrutarlas sino a hacer el trabajo de rellenarlas, atar los cabos.

Además veo alguna mención a algo similar a «ruinas del futuro» (en este caso ruinas que están por llegar). Great minds think alike?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.