Hace 5 años

Hijos del tercer reich. La historia que no nos contaron los vencedores

Dicen, y con razón, que la Historia la escriben siempre los vencedores. Esto nos deja una mirada parcial sobre la realidad, una interpretación sesgada de la verdad, que acaba por arraigarse al imaginario colectivo convirtiéndose en dogma.

Cuando la ficción audiovisual toma la Historia como referente, el resultado tiene mayor poder del que nos imaginamos, construyendo realidades a base de tópicos, mostrando lo que le interesa a quien lo cuenta y ocultando lo incomodo, lo complejo, los matices. La imagen siempre toma posición, nunca es inocente. Es por eso que es tan importante seguir revisando la Historia desde la ficción, contar el otro lado.

Nuestras madres, nuestros padres serie

Frente a Hermanos de sangre, serie americana que poco aportaba al tópico de la tan repetida Historia construida de la Segunda Guerra Mundial, Hijos del tercer reich nos habla de lo que casi nunca se ha contado, de la otra parte, la de los jóvenes soldados alemanes alistados en el ejercito nazi. Los protagonistas son cinco amigos en el contexto de Berlín a principios de la guerra. Tres de ellos van al frente, los dos hermanos protagonistas a luchar y otra como enfermera. A lo largo de los tres capítulos podemos ver la evolución de estos personajes, el desencanto de los hermanos en el frente, que no es un desencanto ideológico como afirman aquellos que dicen que esta serie es un intento de justificación alemana, sino una pérdida de fe en la condición humana, ante los horrores presenciados en la guerra. El resto de personajes no lo pasa mucho mejor, la cantante que se queda en Berlín y cierra los ojos al mundo gracias a su fama acaba topandose con la realidad de forma brusca e inexorable, y qué decir del quinto amigo, el judio…

Hijos del Tercer Reich Serie 2013

Lo importante de Hijos del tercer reich no es solo el punto de vista alemán, sino también la visibilidad que le se da al tercer protagonista de esta contienda, el ejercito rojo, los soviéticos, que a pesar de siempre sean ignorados en las películas americanas, tuvieron tanta responsabilidad en la caída del ejército alemán como el frente aliado. Además, a pesar de que en esta serie toman el papel de antagonistas, la visión no es moralmente simplista, y no se esconden los avances sociales del comunismo soviético, como el hecho de tener a una mujer comandado un batallón, algo impensable en la época para cualquiera de los otros dos bandos.

En definitiva, Hijos del tercer reich habla de la humanización de la guerra, de los personajes individuales que, al margen de los grandes tópicos de buenos y malos, son los que componen el campo de batalla, con sus inseguridades y sus creencias, de aquellos que mueren por sus ideales. Esta es la Historia del otro lado, contada por los del otro lado, los que perdieron porque tenían que perder, pero con sus matices, porque el mundo no es blanco ni negro, ni rojo y azul. Y porque las imágenes nunca son inocentes y la Historia siempre la cuentan los vencidos, por eso Hijos del tercer reich era tan necesaria.

Jorge Dueñas Villamiel

Diseñador digital e historiador del arte. Pensando en imágenes desde 1984.