miralles

Enric Miralles: sintiendo arquitectura

Enric Miralles: 1955-2000

Pocos arquitectos han logrado imprimir tanta pasión arquitectónica y emoción personal en sus edificios.  Las obras de Enric Miralles, a pesar de las fuentes en las que claramente se inspira (Gaudí, Le Corbusier, Max Bill, Aalto, Gehry…), tienen un lenguaje propio, personal, expresivo, incluso nos atreveríamos a calificarlo de espiritual. Es una arquitectura viva, orgánica, una arquitectura para sentir, no para pensar. Contemplando una obra de Miralles uno puede llegar a sentirse inspirado, emocionado; para ello no es necesario entender de técnica estructural ni de historia de la arquitectura, basta con tener la sensibilidad suficiente como para dejarse seducir por la atracción de sus formas, la complejidad de sus volúmenes o la armonía de sus espacios. Una aproximación epistemológica a la arquitectura del genio barcelonés y a su integración con el paisaje puede llegar a sublimarnos, en el más puro sentido romántico del término, o incluso, puede inducirnos a una suerte de catarsis contemplativa, concepto desarrollado por artistas plásticos de mediados de siglo XX que defendían la creación de un arte sensorial, receptivo y desintelectualizado.

Enric Miralles “Mercado de Santa Catalina, Barcelona”.

Pocos arquitectos contemporáneos han conseguido una integración mayor con el entorno, una armonía más pura con el paisaje que otorga calidez y sentido al frío lenguaje deconstructivista. Sus obras se relacionan tan estrechamente con el espacio que llegan a complementarlo, hasta tal punto que podríamos llegar a convencernos de que sin la obra el paisaje estaba previamente incompleto. En una entrevista para la revista “el Croquis” en 1995, Alejandro Zaera le propone a Miralles una división entre arquitectos paisajistas y arquitectos retratistas. Miralles contrariamente a lo que podríamos pensar de su arquitectura integrada en el paisaje, define su modo de trabajo como de arquitecto retratista. Ciertamente Miralles tiene un modo de proyectar muy personal, consistente en el diálogo con el entorno, la utilización del dibujo y el fotomontaje como argentes activos de la creación intelectual y la evolución constante del proyecto a través de variaciones que se superponen y van desvelando el verdadero rostro de la forma final. Es posible que sea debido a este método de trabajo que relaciona su trabajo con el de un arquitecto retratista. De hecho Miralles crea un paralelismo directo entre su proceso creativo con el realizado Giacometti en sus variaciones de retratos: “algo de este modo de trabajar de Giacometti he intentado en estos proyectos, no en todos. Quizás más en aquellos en donde el dibujo aproximado y vago es más importante…” Miralles.

Variaciones de retratos “Giacometti”

Las potencialidades creativas de estas variaciones a través de los dibujos que realiza Miralles surgen gracias a los documentos que va recogiendo previamente, de visitar el lugar para registrar los datos telúricos del espacio. Para Miralles, a la hora de encarar cualquier encargo era fundamental la observación directa y personal: “escuchar al usuario y comprender sus nuevas necesidades”, para ello utilizaba anotaciones personales, visiones laterales, explorando lo que queda fuera, estableciendo un diálogo (con el lugar, con su gente, con las costumbres y la forma de habitar… con los planos, con la historia y la memoria…).“Yo cambiaría la palabra de idea por la palabra diálogo, conversar más que idea. Seguramente la peor parte de un proyecto es el carácter de imposición (…) entonces lógicamente no se puede dialogar, preguntar (…) Muchos de mis proyectos se construyen de esta manera: dialogando con lo que existe”. En definitiva, dar una especial atención a lo existente y al contexto, al paisaje, a la memoria de lugar, la topografía, sus trazas y su orografía. Tras este trabajo de recolección de información, la idea inicial se expresa con un gesto, una mancha o un sencillo collage (a lo David Hockney), un recorte, una frase, un fragmento o una anécdota que en sí misma y de forma autónoma ya constituye un pensamiento, un modelo constructivo a seguir.

Enric Miralles “Apuntes para el parlamento de Escocia”

En sus artículos es constante la referencia al concepto de proyección al que él mismo calificaba de “protagonista”. Sus bocetos, manchas, sus gestos… independientemente del papel que después pudieran desempeñar, para él ya son elementos constructivos válidos y autónomos por sí mismos, ya son arquitectura. Según Josep Quetglas, los productos de la imaginación y el pensamiento de Enric Miralles eran ya arquitectura, aun sin necesidad de haber sido construidas. Para Fredy Massot y Alicia Guerrero no sólo los productos de su pensamiento eran ya arquitectura sino que también la propia estructura y funcionamiento del pensamiento de Miralles eran, directamente, pura arquitectura.

Cementerio de Igualada: experiencia metafísica

Siempre ha existido una estrecha relación entre la muerte y la arquitectura, hasta el punto que las obras arquitectónicas más antiguas que conservamos no son viviendas residenciales, sino mausoleos, pirámides, tumbas, necrópolis…Existía una necesidad de crear una obra monumental, eterna, con materiales duraderos que permitieran proyectar la memoria del difundo al futuro. Miralles reniega de la concepción monumental en su obra, para él la arquitectura debe adaptarse a la escala humana, y además considera que un cementerio debe ser algo más que un simple lugar de memoria: “Un cementerio no es una tumba. Es más bien una relación con el paisaje y con el olvido; huellas como signos abstractos, una abstracción que se dirigirá en el caminar y a el trazar con los pasos el mejor camino”.

El cementerio de Igualada se convierte en este sentido en una experiencia estética y vital. Un lugar no solo pensando en la memoria del difunto, sino también en la reflexión del visitante. Miralles consigue dotar de una cierta dimensión atemporal a la obra, que parece eterna, como congelada en el tiempo, mediante elementos que nos recuerdan tanto a ruinas antiguas como a estructuras futuristas.

La tipología del cementerio es sencilla, consiste básicamente en una capilla, un centro administrativo y la zona de tumbas, compuesta por un taludes y taludes invertidos en los cuales se insertan los nichos funerarios. Sin embargo, el contenido simbólico es muy alto, con pasos y puertas que nos recuerdan a tumbas profanadas, y caminos que nos guían, pero que a su vez nos proponen bifurcaciones, que nos inspiran un tránsito entre la vida y la muerte. Es un espacio de reflexión puramente metafísico. La construcción se prolongó durante más de una década, gracias a lo cual el proyecto consiguió un valor añadido, ya que una obra que se centra conceptualmente en el transcurrir del tiempo, no puede más que beneficiarse de un largo proceso constructivo. Esta sensación de obra inacabada es también interesante, porque en cierta forma nos transmite una relación con la melancolía de la ruina, de la evolución de una arquitectura con el tiempo.

El cementerio está lleno además de símbolos y referentes cristianos totalmente tamizados en una forma abstracta. Símbolos que el cristiano puede reconocer pero que alguien no familiarizado con esta simbología puede simplemente disfrutar estéticamente: tablones de madera que se insertan en el paseo que nos recuerdan a la pasión, esculturas abstractas de metal donde formalmente encontramos cruces sugeridas, etc.…

Todos estos elementos configuran un paseo reflexivo y sensorial, un lugar donde disfrutar de la propia experiencia de caminar, a la manera de la deriva situacionista, un camino que nos guía sin que nos demos cuenta, un paisaje arquitectónico austero, atemporal, entre la ruina y lo futurista que nos recuerda a las perspectivas de los cuados metafísicos de Giorgio de Chirico, en definitiva, una arquitectura para dejarse llevar, una arquitectura para sentir.

Gracias por leer, si te ha gustado déjame un comentario o comparte este artículo

Jorge Dueñas Villamiel

Diseñador digital e historiador del arte. Pensando en imágenes desde 1984.

2 comments

  1. ÉS UN ESPAÏ TRANQUILITZANT,INSPIRADOR,… LA CONJUGACIÓ DE LA VIDA I LA NATURA, AMB LA MORT I LA TRASCENDÈNCIA ..LLUNY I APROP..

Deja un comentario